Sede 2.0

Por Sergio Oveja Hernández

San Lorenzo prestigia al básquet

.

Columna de Opinión
- VECES
COMPARTIDO
-
-
 

Este éxito que San Lorenzo viene consolidando en el básquetbol no es casualidad. Por el contrario, me parece la conjugación de varios factores muy importantes que, sumados, llevaron a este club a un lugar de privilegio. Primero, que un grande a nivel nacional se haya comprometido de este modo es algo importantísimo. No quiero menospreciar a ninguna institución del país, sobre todo a aquellas que tanto se esfuerzan día a día, pero la magnitud de San Lorenzo realza y prestigia a nuestro básquet. No es cualquier club. Y es fundamental el compromiso de su dirigencia, con Marcelo Tinelli como gran factor en el básquet, un hombre apasionado y comprometido, con una inteligencia superior. Y si a eso le agregamos todo lo que aportó Julio Lamas, un entrenador y gestor ideal para iniciar procesos de este tipo, bueno, los resultados no pueden ser otros. Un tipo como Lamas no sólo te va a armar un equipo para pelear arriba, sino que te va a guiar por su enorme experiencia.

El año pasado, San Lorenzo la sufrió más, tuvo que luchar para lograr el título; pero este año, en los últimos cuatro meses ya se notaba que los demás jugaban por el segundo puesto. La Vuelta a Boedo, con el estadio y lo que es un verdadero centro de entrenamiento, cierra el círculo. El equipo mejoró desde lo colectivo, pero también en lo individual. Desde el juego en sí, se podría decir que San Lorenzo practicó un básquet que en la Argentina no se ve mucho: un juego muy físico, atlético, dinámico... Es casi imposible atacarlo. Y si llegabas cerca del aro, te intimidaba muchísimo, por tener a los mejores taponadores de la Liga. Y además de la calidad, está la cantidad, con un equipo de reserva que podía jugar de igual a igual contra cualquiera. Profesionales como Pérez, Safar, Sandes...

Lo destacable es que San Lorenzo sigue apostando. Suma a un joven como Vildoza, que está llamado a ser crack, un fuera de serie: tiene talento y una mentalidad de hierro, con ese toque de rebeldía que hace falta. Y el fichaje más importante es, sin dudas, la llegada de Gonzalo García como entrenador. Es un DT excepcional y lo admiro profundamente. Cada vez que lo tengo que enfrentar, la noche anterior no puedo dormir. ¡Hace jugar tan bien a sus equipos! Terminás corriendo detrás de la pelota. Sus equipos fluyen, es un entrenador de altísimo nivel y el Ciclón se convierte en serio candidato a lograr el tricampeonato. Por lo bien que me cae San Lorenzo y el cariño que le tengo a Gonzalo, les deseo lo mejor.

Más noticias en Columna de Opinión